www.bestiario.com/guindilla

.. Cuando a mi sobrino alguien mayor que él le hace algo que no le gusta, se cohíbe, baja la cabeza, me da la mano y luego suele hacer el siguiente comentario: Ya verás cuando crezca… y esa mayor.

A mí me gustaría poder seguir su ejemplo, y decir y haber dicho, cuando he sufrido injusticias – y las que te rondaré moreno - : Ya verás cuando crezca… y sea mayor.

Publicado el martes, 1 de mayo de 2007, a las 19 horas y 20 minutos

AHÍ QUEDA ESO... Estados Unidos representa menos del cinco por ciento de la población mundial, y sin embargo consume una cuarta parte de la energia.

Publicado el lunes, 30 de abril de 2007, a las 14 horas y 09 minutos

EL CEREBRO DE KENNEDY. En este libro de Henning Mankell que me acabo de devorar, hay unas palabras que me gustaría remarcar:

“Nunca sabemos si encontraremos lo que buscamos o si estamos buscando lo que queremos encontrar”

Publicado el jueves, 26 de abril de 2007, a las 14 horas y 04 minutos

YO NO FUMO... En pipa, ni compro pitillos. Ni me hacen falta cerillas, ni mechero, pero cada vez que entro en un estanco, me ofrecen un rubio que si no fuera de bote, digo de caja, le atraparía con mis encantos de gata.

Pero, el de ayer era según la representante: light y sin gracia. Bueno digo algo así como suave y en promoción. Vamos, que me lo arregló.

Pero al instante mi cerebro me avisó que no es que me ofreciera un danés, alemán o sudaca… sino un paquete.

… Y no un ¡menudo paquete lleva ese!, sino un paquete lleno de polvos - ¡…!- que no lo son, porque es hierba machacada y filtrada. Vamos que promete de palabra, pero lo ves y piensas: ¡no me llames la atención! con esa voz estropeada de fumador de cuna, en vez del tete, y me digas: ¡¿Quieres probar mi paquete?!...

… Y te vuelves y lo que ves de frente, te deja sin respiración: Por el humo y la sensación de dolor que uno siente cuando le acaban de apagar un sueño y encender una malformación.

Bueno, vale, a lo mejor no dijo eso, pero, es que mi instinto me delata. Lo reconozco, es que como a Dinio, me confunden las palabras.

Las palabras y los papeles. Iba yo a echar una primitiva para esta semana, y casi me tengo que apuntar a un Curso de Interpretación - para simular distinción - o a un Máster de Control, para UNO: No demostrar horror y DOS: para superar la decisión de la semana: ¿Cuál de todos los boletos es el correcto con el que quiero volverme risueño y con plata?

Y es que ante mis ojos y para gastar mi euro suelto y cada vez menos resuelto, tenía La bono Loto, El Combo, el Gordo de la Primitiva, La Lotería, La Quiniela… ¡hasta la Once estaba representada!

Estoy convencida que Julio Cesar no hubiera dicho tan alegremente eso de "La Suerte Está Echada", si se hubiera acercado a su lotero más cercano en vez de liarla. Sus palabras exactas, habrían sido por etapas: ¡Coño, cuantos ceros se ganan! ¡Y...¿cuánto cuesta eso?! ¡Y... ¿cómo se marca?!

Aunque no hubiera pasado a la historia, o tal vez sí, porque ya ves, Atila no ganó nada, y el mosqueo que se cogió a pasado a la historia, así como su afición al tabaco: Todo el día con malos humos (y unos) y ya sabéis que por dónde pasaba, no crecía la hierba porque se la fumaba.

Lo dicho: Alea iacta est.

Publicado el jueves, 19 de abril de 2007, a las 11 horas y 33 minutos

TENGO UN OÍDO PRIVILEGIADO... no es que no diferencie las notas, es que soy igualitaria. Solidaria con cada uno de los sonidos. Coherente con todos y cada uno de mis resonancias.

Me suena igual un Re que un Fa. No les sabría identificar ni aunque la vida me fuera en ello o me apostara un camello. (Lo que es la mente… estoy acordándome de la risa y sonrisa que tiene un amigo, que más que alegrar, lo que hace es recordar a toda la fauna, en especial a la especie mencionada… ¡una indecente! )

En el concurso Saber y Ganar preguntaron: ¿Qué nota da un diapasón? ¿Un Re, un Do, un La…? ¡Ni idea! Mi ignorancia esta enorme esta semana.

Como pista dijeron que es la misma que la que se escucha al descolgar el teléfono. Lo reconozco, para los que tienen oído se lo han puesto en bandeja, para el resto, entre los que me incluyo, esa pista, esa huella, me indica que mi teléfono suena.

La respuesta no se hace de esperar: Un La. Pues muy bien, cuando me aburra descolgaré el teléfono y en vez de escuchar hablar, lo usaré para recordarme la letra y música del La la la.

Publicado el martes, 17 de abril de 2007, a las 12 horas y 42 minutos

LO QUE VALE UN PEINE. Nos quejamos de lo que tardamos en conseguir las cosas. Despotricamos deseando mejorar y convertirnos en otra cosa, en alguien más carismático, más simpático y por supuesto, emblemático. Bueno, cada uno desea lo que le viene en gana antes de soplar las velas. Yo simplemente, recuerdo lo que vale un peine.

Un montón de años sudando, leyendo y destripando para conseguir una bata blanca, que la mayor parte de las veces, está coloreada y manchada. – como la del médico de esta mañana –

En cambio para que te den una chaqueta verde, has de pasarte todo el santo día, ¡dándole a la pelotita!, esquivando matas y todo tipo de plantas, pero eso sí, encontrando y taponando a los hormigueros que muy gentilmente te van numerando, y en los que se aglutina la gente, dicen que decente.

Los hay, porque haberlos hay los, que desean no sólo la chaqueta verde, sino todos los complementos, ¡hasta la visera!, pasando por la fiambrera, que también la tienen. Para ellos, saber llevar el paso, saludar y desfilar, supone la vida entera sino hay guerra. Y si la hay, pues ¡a batallar!.

Los que desean de forma ardiente un traje rojo con su gorro y todo, tienen que subir y bajar escaleras hasta quemarse casi las cejas. Y todo ¿para qué? Para que la gente les llame a gritos cuando se quema, o se quiere calentar y su marido no está presente.

Y si cambiamos de color, y lo que deseamos es parecernos a naranjito, pues… ¡la cagamos! y nunca mejor dicho. Porque te van a regalar un carrito, una escoba y con suerte un delantal fosforito, para que te vean bien y te ignoren mejor. ¡Y te vas a hartar de ese material, chaval! Te vas a hartar.

Cuesta conseguir las cosas. Fijaros en mí, yo todos los lunes me tengo que pegar en el gimnasio y luego salir por patas para que me den una toalla y una gratificante ducha bien larga. – Esta bien… voy a Bodycombat y corro en la cinta de cinco a ocho kilómetros, pero no me negaréis que si me quedo en casa: ¡Ni me dan la toalla, ni me dejan usar el agua!.-

No sabemos apreciar lo que tenemos.

Publicado el miércoles, 11 de abril de 2007, a las 16 horas y 52 minutos

ESO ES DISCRIMINACIÓN. La cosa sucedió así: Abrí el buzón y allí estaba la notificación. Había ganado un cine en casa – Home cinema – que así parece todavía mejor. Pero, y ahí estaba el pelo de la sopa de letras: no había estado en casa, y los del envió con todos los portes pagados se lo habían llevado. - ¡Imposible! Estaba confinada entre papeles y latas -

Para contactar con ellos un teléfono, un 902. Ya más que un cabello... ¡hay mucho vello!

Dicen que la curiosidad mato al gato, pero lo que no dicen es que murió enterado. Pues ese fue mi caso.

Agarré el móvil – buscando un muerto que ya olía de lejos – y marqué. Al otro lado, una voz femenina y autóctona, me respondió que si yo era la titular del envío.

Según fue hablando y yo contestando, me di cuenta de dos cosas, una: que era autóctona, pero de Ecuador o de un país de droga y color, como Colombia. Y la segunda que cuando la respondí que estaba soltera, la quemó tanto la contestación que tardó decimas de segundo en decirme: Es que hay que llevar acompañante.
- Sin problema.
- Ya. Pero tiene que ser su marido.
- Para el sábado voy a andar muy justita.
- Si sobran plazas sueltas, la llamo.
Y me colgó. Del teléfono. Porque del árbol no la dio tiempo.

Después del zapateo. En el suelo, porque en mi mente, la quedó el culo… ¿Es posible que salgan en las nalgas chichones y protuberancias a distancia?

No me lo creí ni un momento, pero me molestó que sin conocerme tomara la decisión de que YO SOLA, no puedo comprar una casa, un barco o vajilla de mil platos o un castillo a plazos.

O ¿acaso necesitan a un varón para encandilarle y que así convenza a la que ellos suponen es la enemiga directa?

Dicen que Al enemigo ni agua. Y yo desde luego, después de haber llenado de cerdas mi sopa y mi cerebro. Espero, que no sólo no vendan nada, sino que las demanden por falsificar sueños. Adulterar la verdad. Y sobre todo, por embaucar en plural.

Publicado el lunes, 9 de abril de 2007, a las 16 horas y 12 minutos

< 1 2 3 4 5 6 7 8 9 10 11 >
Ilustración de Toño Benavides
L M X J V S D
1 2 3 4
5 6 7 8 9 10 11
12 13 14 15 16 17 18
19 20 21 22 23 24 25
26 27 28 29 30
  
  





Bitácoras de Bestiario.com:
Afectos Sonoros | Cómo vivir sin caviar | Diario de una tigresa
El mantenido | El ojo en la nuca | Fracasar no es fácil
La cuarta fotocopia | La guindilla | La trinchera cósmica
Letras enredadas | Luces de Babilonia| Mi vida como un chino



© Bestiario.com 2004
bestiario@bestiario.com

Un proyecto de TresTristesTigres