www.bestiario.com/guindilla

ATENCIÓN PREGUNTA: "ESPAÑA" en Cartagines significa "tierra de conejos".

Y si la buscamos en el diccionario de la Real Academia, encontramos por este orden: "grande, jazmín y mosca".

Eso que quiere decir: ¿qué somos una gran mosca que vive en un jazmín?

Publicado el viernes, 30 de junio de 2006, a las 16 horas y 47 minutos

ROJO SANGUÍNEO. Hoy en el día en que todo lo queremos teñir de rojo e ilusión, recuerdo como de niña quería ser bombero, para apagar fuegos. Para controlar el calor, los petardos y esa sensación de control de algo superior.

Ahora que soy mayor aunque me sigo chupando el dedo, quiero un bombero, o en su defecto, ver como mi selección apague mi fuego interior marcando un gol atronador.

La ilusión, como la energía, ni se crea ni se destruye, sólo se transforma en algo mejor.

Mi ilusión es ver a mi equipo rodeada del mío. Que gane el mejor y que ese sea el rojo pasión.

Publicado el martes, 27 de junio de 2006, a las 16 horas y 10 minutos

EL ÁNGEL DE LA GUARDA. Cómo le hacemos trabajar! Mucho nos debe apreciar. Mucho.

Cada uno de nosotros tomamos nuestras decisiones sin caer en la cuenta de que él cuenta. ¡Y vaya que si cuenta!

Yo reconozco que hago y deshago según mi criterio y mi temperamento. Lo que creo bueno, lo acepto, y del resto, me deshago sin halagos.

Pensamos que las decisiones que tomamos sólo nos afectan a nosotros y un poco al resto. Nosotros nos lo guisamos, nosotros nos lo comemos. Tomamos resoluciones y apechugamos.

... Y como siempre, nos acordamos “de los otros” cuando lo vemos malo.
Cuando digo otros, me refiero a la corte celestial. Pero delimitando, concretando y nombrando. En el día de hoy, me gustaría homenajear al halado angelito que todos llevamos incorporado. Al Ángel de la Guarda.

Qué sería de nosotros en muchos casos: cuando por unos milímetros no nos hemos quedado en el sitio ante una piedra más que certera, que se cayó de su sitio, y no te rompió la cabeza por... ¡los pelos! (Y nunca mejor dicho. Cualquier día me sorprenden los de la Real Academia y me ceden un sitio... al lado de la puerta y junto a la papelera)

Cuántos lo habríamos contado, si ese angelito hubiera cerrado por reformas en ese momento crucial, en que estaría mal dicho, si describiéramos el suceso como: Un empujoncito o un toqueteo entre un ser de 60 kilos (según dietas y recetas) y un mastodonte metálico y revolucionado por sus 800 caballos bien alimentados. ¿Qué habría sido de nosotros si hubiera estado despistado, o de baja, hastiado de tanto trabajo tan mal recompensado?

¡Qué poco le damos las gracias por cuidarnos! Todo el día currando y nosotros tan panchos.

Pero quizá este pasar suyo desapercibido tenga un motivo. Yo misma, si fuera consciente a diario de su presencia y licencia, quizá todavía arriesgaría más en según que casos. En los deportes, (sin casco), conduciendo, (más rápido), trabajando, (sin seguro)... y por el contrario, a veces, cuando necesito una cabeza de turco y la mía, que ya la voy a preciando, diría o pensaría:

“No he sido yo quién ha engordado, la culpa la tiene el ángel que me guarda que se ha calado las alas. O, no me he dormido... no me ha despertado”

Y que socorrido sería decirle al policía que abriendo su libreta de recetas, te suelta esa indirecta – directa: “Ese es el móvil culpable”... que yo no era la que estaba hablando, que era él... que tenía una llamada urgente... ya sabe (le diría mirando hacia arriba... hacia el cielo) y colaría. ¡Vaya que si colaría!

¡Sería genial! ¡Nos daría alas! Alas para arriesgar si cabe más. Para refugiarnos y que pague los platos otro, que no somos exactamente nosotros.

¡Pobre ángel de la guarda! Quizá por eso cumpla su trabajo y no quiera alabanzas.

¡El gran héroe de nuestras pantallas! El olvidado salvador anónimo que nunca se marcha.

Me gustaría rendirle homenaje con estas palabras.
(Si os han gustado: es que estaba inspirada. Sino, es que mi ángel de la guarda, me tiene un poco estresada y no me ha dejado soltar palabra)

Publicado el domingo, 25 de junio de 2006, a las 16 horas y 27 minutos

¿QUIÉN REPARTE LAS CARTAS? Tú cuando nazcas serás un rey. Tú un prototipo de ser: serás maltratador... y así con todos los óvulos fecundados y biológicamente terminados.

Hay trabajos que son un chollo. Por dos euros, UN, DOS, TRES: rey.

Rey. Notario. Figurante. Catador. Dibujante de nubes, controlador de calendario, electricista solar, contador de arrugas de modelos y mises. Domador y falsificador de políticos con tarjeta o con negro. Y por supuesto, recogemigas de hormiguero.

Hay trabajos que están mal enunciados. Deberían de denominarse “Juergas Pasajeras Pagadas”, las desconocidas JPP, por la desconcertante Jeta que ponemos los habitantes del Planeta cuando nos enteramos que a un tío, sólo por levantar una Pestaña y narrar su privilegiada vida, le pagan por minuto, lo que un africano no ganará ni en dos vidas y contando que en una de ellas, le toca la Primitiva.

Yo en mi próxima reencarnación quiero ser Caballo de Espadas.

Publicado el jueves, 22 de junio de 2006, a las 17 horas y 42 minutos

A POR ELLOS! OE!

¿Ya terminó la maldición que sobrevolaba sobre la selección?

... y sólo con cambiar de canción.

A por ellos... oe!

A POR ELLOS... oE. a POR ELLOS... eO O e!

Publicado el miércoles, 14 de junio de 2006, a las 17 horas y 56 minutos

LA DICHA DE LA DUCHA. Las mujeres no sudamos, transpiramos.

Según una atlética compañera de gimnasio: Algunos hombres apestan cuando sudan.

Concretamente arrugaba la nariz cuando echaba pestes sobre un cerdo que aparece siempre con la misma ropa. Sin lavar, sin planchar... calentita... como recién salida de su pocilga. (Parece un anuncio de pizzas. Pero es de cerdo a domicilio)

Las mujeres no sudamos, segregamos fragancias.

Según conversaciones de vestuario, a las mujeres nos gustan bien aseados. Nada de ese olor a macho que te tumba y retumba hasta la saciedad. (Nos saciamos con la primera bocanada de aire. Y después pensamos: ¿Realmente tengo que volver a respirar? ¿No podría respirar doble cuando salga se esta ola fétida tan humana y brutal?)

Las mujeres irradiamos sexualidad.

El olor a sobaco. A Países Bajos. A quesos con una denominación de origen. Produce en los sufridos animales con respiración pulmonar, unas consecuencias irreversibles más conocidas como el efecto mosca: Caemos como moscas!

Las mujeres filtramos el aire y nos transformamos en graciosas esculturas saladas.

El enamoramiento es algo químico. La peste, algo gaseoso. Pero cuando la peste química lleva nombre de persona y se coloca a unos centímetros de tu persona, ves la muerte muy, muy próxima.

Las mujeres.

Los hombres.

Las personas.

El perfecto combinado de H dos O + una resina perfumada en contacto con la piel humana = produce la sensación exacta, de nube esponjosa y cálida.

Publicado el martes, 13 de junio de 2006, a las 16 horas y 51 minutos

HIPNOSIS. Noventa minutos rodando la pelota...

Noventa minutos escuchando ese ronroneo persistente y atrayente.

¿Acaso es el fútbol para los humanos, lo que el queso para los roedores?

Publicado el domingo, 11 de junio de 2006, a las 0 horas y 09 minutos

< 7 8 9 10 11 12 13 14 15 16 17 >
Ilustración de Toño Benavides
L M X J V S D
1 2 3 4 5
6 7 8 9 10 11 12
13 14 15 16 17 18 19
20 21 22 23 24 25 26
27 28 29 30 31
  
  





Bitácoras de Bestiario.com:
Afectos Sonoros | Cómo vivir sin caviar | Diario de una tigresa
El mantenido | El ojo en la nuca | Fracasar no es fácil
La cuarta fotocopia | La guindilla | La trinchera cósmica
Letras enredadas | Luces de Babilonia| Mi vida como un chino



© Bestiario.com 2004
bestiario@bestiario.com

Un proyecto de TresTristesTigres