www.bestiario.com/caviar/d.php?id=5

MARTINI DRY. Esto de los cócteles, que hace unos años era algo absolutamente demodé, se está poniendo otra vez de moda. Por suerte para los que siempre le hemos atizado al tema.

En la película Afters Hours Office Clark Gable se deleitaba tomando unos Martini Dry bien helados, al salir del trabajo. Algún malicioso escribió que, haciendo él de periodista, tal vez fuese este film el precursor de los Breakfast three martini, que tanto éxito tuvieron en las películas sobre Vietnam. Me refiero concretamente a M.A.S.H. La película, no esa serie descafeinada que traicionaba el sentir del autor.

El Martini Dry, pese a lo que piensan algunos, solo es de finales del siglo XIX. Lo que no se ponen de acuerdo es en decidir, o dictaminar, quién fue su inventor. Y la duda de la paternidad, en este caso, no se saca con unos ADNs congelados, al estilo de los cubitos de hielo, tan en boga en nuestras TVs. Porque la mayoría de la coctelería y de los combinados o son americanos, o por allí pululaban algunos.

Como en el caso del Carpaccio, que se inventó para los actores americanos que llegaban famélicos al Harry´s Bar de Roma tras una agotadora sesión de rodaje en Cine Cittá a ponerse hasta los morros de beber y comer. El Carpaccio, por si alguien no lo sabe, se come, aunque en algunos sitios te lo ponen tan fino y frío que parece no solo que lo han sacado del congelador, que lo han hecho casi seguro, sino que pretenden que lo sorbas. ¡Y NO! Esto no es una sopa. Señor@s mí@s.

Pero volvamos a lo inteligente que es la manera de hacerse un Martini Dry.

Ingredientes:

Un vaso mezclador o, como en La gata sobre el tejado de zinc caliente, o era ardiente, y casi ni mi atrevo a mencionar a tan ínfimo animal, teniendo un felino más depredador de compañera de batiscafo. Perdón, de Bitácora. ¡Ah!, en la película ésta el que fue marido de la Liz Taylor lo hacía en una simple jarra.

Lo siento, pero es que los martines empiezan a surgir defecto.

Hielos a mogollón. ¿Quién no tiene unos cuantos cubitos de hielo en casa para unas urgencias?

Martini Extra Dry. O, si queremos ir de sibaritas, esa marca francesa que ahora no recuerdo de Vermouth Blanco extra dry. Pernod no es, que eso es pastis, y ahora no es mi momento de mezclar. Bueno, seguro que cuando llegue mañana a la Taberna lo leo en la etiqueta.

Ginebra o Gin, que así lo llaman los ingleses, y lo inventaron ellos. Aunque por las Pitiusas también… Aquí, lo que tenemos que decidir es algo fundamental. Ginebra seca, martini muy secos. Ginebra aromática, martines poco secos.

Para decorar: o una aceituna, previamente macerada en ginebra unos días, y por supuesto con hueso, y nada de rellenas de anchoas o pimientos. No seamos horteras. Ahora estamos bebiendo, no fumando. Además, el hueso nos ayudará a saber cuántos hemos trasegado ya, y la cantidad de alimento que hemos ingerido.

O la piel de un limón. Pero sólo un trocito, que esto no es una sangría.

Para hacerlo hemos de referirnos a los diversos grados de sequedad. Por supuesto para eso están los expertos.

Para uno seco, ponemos hielos en el vaso mezclador, lo agitamos, añadimos un chorritito de extra dry, agitamos y vertemos, en el vaso mezclador, no al suelo, un decilitro de ginebra aromática. Como la Bombay.

Para uno muy seco, y esto ya lo explicaba don Simon, el Templar, se echan unas gotitas de extra dry en el vaso, se agitan con dulzura, se vierte Gin seco, estilo MG, se vuelve a agitar y se sirve en la copa de Marini, o de cóctel que se llama aquí.

Y para uno extra seco, como decía Hemingway, en no sé qué libro que leí, allá por mi tierna juventud, se pone el hielo, un poquito de extra dry, se agita y vierte a la pila el líquido. Ponemos de nuevo un poco de hielo, la medida de ginebra, movemos, casi acariciando, y lo tomamos en su copa.

Churchill, pese a todo, decía que lo del Martini había que dejarlo en la repisa de la chimenea, y contemplarlo de reojo. Claro, que para eso lo que hay que tener es una chimenea.

La única fruslería que se tolera es el tomarlo en vaso bajo de güisqui con hielos.

Lo del 007, eso es otro caso, que se agita y no mueve, y de vodka…

[Versión para imprimir] [Enviar]

Publicado el viernes, 18 de noviembre de 2005, a las 17 horas y 12 minutos


[1] ¡Mójate!. Recomienda una marca de ginebra para el Martini Dry. Igual encontramos un patrocinador...
Comentado por Manuel | 18/11/2005 17:50 | www.bestiario.com
[2] Eh. Tenía entendido que este cuaderno de bitácoras hacía gala de su no-publicitarismo. ¿Qué es esto de un patrocinador? Habrase visto...
[en cualquier caso, a título particular me ofrezco para nombrar cosas determinadas y ser agasajado por ello]
Comentado por Fotocopiado | 18/11/2005 18:14 | www.bestiario.com/fotocopia
[3] Si. buscamos un patrocinador ,mejor que sea de cerveza.
Comentado por toño | 22/11/2005 15:10
[4] MOjado. No por favor. El alcohol sin hielo, agua o rarezas y refrescos.
Comentado por Miguel | 24/11/2005 18:52
[5] conceptual. en algún lugar que ya no recuerdo leí lo del conceptual Dry Martini consistente en enseñar una botella de martini al vaso de ginebra.
Esta rico, si la ginebra es buena.
Comentado por Rob | 24/11/2005 22:00
[6] respuesta global.. Marcas de ginebra, en cuanto me digaís la pasta. Lo de la cerveza, ya sabes que te la subenciono, solo hay que decir la palabra clave. Hay que saberla, lo siento. Y conceptual, ya viene en el texto el comentario de Churchill.
Comentado por castanier | 01/12/2005 19:48






Ilustración de Toño Benavides
L M X J V S D
1 2 3 4 5 6 7
8 9 10 11 12 13 14
15 16 17 18 19 20 21
22 23 24 25 26 27 28
29 30 31
  
  





Bitácoras de Bestiario.com:
Afectos Sonoros | Cómo vivir sin caviar | Diario de una tigresa
El mantenido | El ojo en la nuca | Fracasar no es fácil
La cuarta fotocopia | La guindilla | La trinchera cósmica
Letras enredadas | Luces de Babilonia| Mi vida como un chino



© Bestiario.com 2004
bestiario@bestiario.com

Un proyecto de TresTristesTigres