www.bestiario.com/ojo/d.php?id=109

SECRETOS. Cientos de barcos americanos patrullan la costa del Báltico. Sus capitanes vigilan desde el puente mientras arden las ciudades más antiguas de Alemania. Entre las ruinas científicos con uniforme de las SS tratan de vender sus secretos a un coronel americano que hace turismo con su esposa entre los escombros. El Yanqui no regatea. Paga y se guarda varias carpetas con el sello nazi en una cartera de cuero con hebillas.

Un niño medio desnudo con el pelo tan rubio que parece blanco les pregunta si quieren ver el submarino y les conduce por un agujero abierto por los bombardeos hacia el subsuelo. El niño avanza descalzo entre el hierro oxidado y los cascotes pero con frecuencia tiene que esperar a la pareja que se mueve con torpeza. La mujer ríe y se queja al mismo tiempo. Parece una osadía venir por aquí con zapatos de tacón y un vestido rosa palo con diminutos lunares blancos.

A través de un terraplén por el que desciende la luz manchada de polvo llegan a lo que parece un andén de metro.

- Este es el muelle veintitrés, el submarino está ahí.

El niño señala hacia la oscuridad donde los ojos, que no se han acostumbrado aún a la falta de luz, comienzan a dibujar la silueta de un U-Boat. El coronel y su esposa se acercan sorprendidos. Si, es un U-Boat pero mucho más grande. La altura de la torre alcanza, por lo menos, siete pisos y estamos a varios kilómetros de la costa.

- Está lleno de secretos.

El hombre mete la mano en la cartera de cuero y saca una tableta de chocolate. Se la ofrece al niño. Este la coge sin dudar. Cogería lo que fuera.

- Ahora tengo que irme- dice- y desaparece por el terraplén hacia arriba.

El militar está absorto contemplando el submarino. Busca una entrada, una escotilla. No hay ninguna salvo la del puente. Intenta abrirla pero después de un rato sin conseguir nada se pone a golpear la manivela, enfurecido, con la culata de su pistola. Las cachas de nácar saltan hechas añicos y el hombre acaba sentándose en el suelo con la cabeza hundida entre los hombros, despeinado y la pistola colgando de los dedos.

-Vámonos Richard- La mujer ha permanecido de pie para no mancharse el vestido.

-Empiezo a tener frío.

[Versión para imprimir] [Enviar]

Publicado el jueves, 31 de mayo de 2007, a las 7 horas y 59 minutos


Envía un comentario

Título
Comentario:
Nombre: Correo: URL:
Introduce el código de la imagen:
 
[1] Pinceladas. ¿Cómo es que la mujer lleva un vestido rosa palo con diminutos lunares blancos? ¿Y esos bordes anaranjados de los ojos de tus perros negros? ¿Ves lo que escribes?
Comentado por Leandro | 31/5/2007 09:28 | http://www.bestiario.com/mantenido
[2] Son esos detalles los que hacen especial la narración. Más colores, por favor.
Comentado por martin | 31/5/2007 12:51 | www.blogdecuadros.blogspot.com
[3] Colores. Nada comparado con la claridad del blanco y negro.

Saludos
[4] De vuelta. No se porque desapareció tanto tiempo, no se si le pasaría algo, si se declaro en huelga o si simplemente estaba sin inspiración, que a veces ocurre. Lo único que sé, es que hoy me he llevado una gran sorpresa a ver que había escrito, al ver que había vuelto, porque con colores o sin colores me encantan sus historias, son diferentes, ocurrentes, y normalmente se mueven entre lugares que no voy por costumbre, así pues, tan solo felicitarte decirte bienvenido de nuevo, y esperar a que no se vuelva a marchar, porque hay personas como yo que echamos de menos las letras que usted escribe.
Comentado por Lara | 22/6/2007 11:16






Ilustración de Toño Benavides
L M X J V S D
1
2 3 4 5 6 7 8
9 10 11 12 13 14 15
16 17 18 19 20 21 22
23 24 25 26 27 28 29
30 31
  
  





Bitácoras de Bestiario.com:
Afectos Sonoros | Cómo vivir sin caviar | Diario de una tigresa
El mantenido | El ojo en la nuca | Fracasar no es fácil
La cuarta fotocopia | La guindilla | La trinchera cósmica
Letras enredadas | Luces de Babilonia| Mi vida como un chino



© Bestiario.com 2004
bestiario@bestiario.com

Un proyecto de TresTristesTigres