www.bestiario.com/ojo/d.php?id=107

DORA (VIII). EL PAYASO
El pobre diablo no podía hacer otra cosa, así que continuó con el turismo alcohólico. A partir de entonces las únicas pistas que conoció fueron las plazas de los pueblos que visitaba el circo.

A las cuatro de la madrugada, cuando renqueaba sujetando el hígado con el codo, se dedicaba a ejecutar su número para bancos y farolas que permanecían durante toda la representación en un obstinado silencio.
Noche tras noche llegaba tropezando a la feria guiado por el olor de las bestias entre ruidos de cacharros y golpes en las rodillas.

Un 28 de diciembre salió a coger una curda del catorce como tantas otras noches, pero algo debió ver que le hizo cambiar de opinión y volvió luciendo un traje nuevo a cuadros, aseado, peinado y oliendo tan fino como el caniche de una Madame.
Cuando subía los cuatro peldaños de la escalera notó que el carromato se movía levemente sobre la suspensión de ballesta. Cambió de mano el ramo de flores que llevaba, se limpió los zapatos en un felpudo que decía Wellcome y abrió la puerta de golpe.
Dora estaba a cuatro patas sobre la butaca roja con un domador pegado al culo. Los tres quedaron petrificados excepto el gato, que dijo "miau". Cuando le vio con el culo tenso ,agarrado al tutú de ella ,con los leotardos por los tobillos y la piel de tigre arremangada por la cintura, comprendió que la cosa había alcanzado unos niveles de complejidad fetichista que hacían imposible la vuelta atrás.

Entonces también la perdió a ella o, más bien, así se deshizo ella de él.

Llegó un momento en que contaba con pocos amigos que pudieran aguantarle toda la noche pringando el moco entre copa y copa, pero todos sus conocidos se prestaban a consolarlo, quizá porque no hay nada mejor para mitigar las desgracias propias que las desgracias ajenas.
-El que pierde una mujer no sabe lo que gana-le decían, pero él no podía olvidar lo que había visto: los pelos del culo de Salvatore, el domador, tan rizados como su bigote; y lo que no había visto: la polla clavada hasta la ingle en el culo de Dora, mientras ambos le miraban a él plantado en la puerta, haciendo esfuerzos para sujetar aquel ramo de margaritas que había robado en un parque. En ese momento estaba tan débil, tan vulnerable, que si llegan a caérsele de las manos le hubieran roto un pie.

La gracia en la pista tampoco volvió a pesar de los recientes golpes de infortunio sentimental.
-Olvídala hombre- insistían.
-Claro ,claro -contestaba intentando parecer convincente, pero sin hacer el más mínimo esfuerzo por salir de su letargo. Dora no había sido para él como las otras. Además-pensaba- hay mujeres y mujeres, pero un payaso siempre será un payaso.

[Versión para imprimir] [Enviar]

Publicado el martes, 13 de febrero de 2007, a las 22 horas y 05 minutos


Envía un comentario

Título
Comentario:
Nombre: Correo: URL:
Introduce el código de la imagen:
 
[1] Domadores. Lo del domador es sublime. ¡Malditos domadores que siempre se acuestan con las novias de los payasos! Matémoslos
Comentado por martin | 14/2/2007 13:25 | www.blogdecuadros.blogspot.com
[2] Hola. A mi se me ocurre que el pobre payaso para aliviar su pena podria haberse sumado a aquel acto, jajaja, asi tal vez la despedida hubiera sido mas divertida tal vez o por lo menos...habria quitado un poco de hierro en el asunto.

Con todo esto, me doy cuenta de lo que derivan muchas relaciones, de lo que se convierten con el tiempo, y como se van transformando hasta llegar en muchas ocasiones a esta falta de sinceridad, engaños y mentiras...

La verdad, que el payaso me da lastima, porque aunque el amor se transforme la traición hace el mismo daño.

Un besito!
Comentado por Lara | 15/2/2007 17:04 | laraalcantara.bitacoras.com
[3] Todos somos un poco payaso. El payaso es humano y tiene sus miserias, como todos nosotros. Apoyo la moción, Lara: el clown debería haber tirado el ramo de margaritas al suelo, qué coño, y unirse a la fiesta.

Mi segunda mujer
era una bruja
y yo, tan mamarracho, que besaba
el suelo que pisaba.
Se llamaba… digamos que Maruja.
Aquel día
volví pronto del tajo,
y, en mi cama,
debajo
de un idiota,
una dama,
en pelotas,
se lo hacía.
Y yo que nunca había
estado en una orgía,
quitándome las botas,
me dije: “ésta es la mía”,
y tanto que lo era,
la del tacón de aguja
era Maruja.
Comentado por martin | 16/2/2007 11:40 | www.blogdecuadros.blogspot.com
[4] Pregunta para el autor. ¿Por qué le pasó precisamente en 28 de diciembre? ¿Se trata acaso su desdicha de una broma de mal gusto que le gasta el destino? Un poco cruel, ¿no le parece?
Comentado por Catuxa | 21/2/2007 11:22 | www.catuxahasacat.blogspot.com
[5] Es que la vida es cruel a veces, amigo
Comentado por martin | 27/2/2007 10:49 | www.blogdecuadros.blogspot.com
[6] Te haces de rogar, Benavides...
Me hace falta un buen chute de Dora o de lo que sea que tengas por ahí en tus cajones.
Comentado por martin | 12/3/2007 22:38 | www.blogdecuadros.blogspot.com
[7] ¿Te ha pasado algo?. Ya estoy preocupada, no leo nada en este blog desde hace mucho tiempo , y no se si nuestro autor se ha declarado en huelga, o busca la nueva musa para poder volver a escribir, sea lo que sea, espero que el tiempo no se alargue mucho, y podamos leer algo dentro de poco.
Un beso.
Comentado por Lara | 10/4/2007 12:18






Ilustración de Toño Benavides
L M X J V S D
1 2 3 4
5 6 7 8 9 10 11
12 13 14 15 16 17 18
19 20 21 22 23 24 25
26 27 28 29 30
  
  





Bitácoras de Bestiario.com:
Afectos Sonoros | Cómo vivir sin caviar | Diario de una tigresa
El mantenido | El ojo en la nuca | Fracasar no es fácil
La cuarta fotocopia | La guindilla | La trinchera cósmica
Letras enredadas | Luces de Babilonia| Mi vida como un chino



© Bestiario.com 2004
bestiario@bestiario.com

Un proyecto de TresTristesTigres