www.bestiario.com/ojo/d.php?id=106

DORA (VII). Su pelo, inflado como un globo en una época en que todas eran rubias de bote, destacaba como una farola en el bosque, pero nunca pareció tan natural como el rubio de Taluchi; una mujerona que conocí también por aquellos años en cuyo cuerpo estallaban todos los productos que se podían comprar en su droguería. Taluchi era el mejor escaparate, el mejor reclamo para la clientela, un árbol de navidad en una noche de verano. Las pocas veces que entré en su tienda salí mareado, no sé si por el vapor de sus perfumes o por los collares de perlas que le desaparecían por el canalillo. Pero otro día hablaré de ella.
El pelo de Dora era rubio natural, pero no lo parecía. Como tantas otras cosas que ella era y tantas otras cosas que ella no era y sin embargo parecía.

Seguía con su historia. En el momento de mayor éxito se casó con el payaso del circo, que es con quien se casan las bailarinas cuando creen que viven dentro de un folletín, y el payaso, claro está, fracasó.

El hombre era una de las figuras principales del cartel y la fortuna como artista no le era desconocida, pero salir de la iglesia con los últimos toques de la marcha nupcial y perder la gracia fue todo uno. La sonrisa bobalicona que exhibía bajo los focos y que tanto les gustaba a los niños salió volando de la pista como un pájaro ciego. Abandonó su cara policromada y se instaló en su cara doméstica, su cara real, la de todos los días por la mañana.
A partir de ahí cayó en picado. Error de cálculo, falta de previsión, incapacidad para anticiparse, es decir, la idiotez en general le había impedido ver que la felicidad a bordo del carromato no iba a compensar el fracaso profesional.
Empezó jugar y a beber, que es lo que hace todo payaso sin gracia que cree que vive dentro de un folletín. No le daba tiempo a recuperarse y cierto día en mitad de la función matinal, harto de los abucheos, se y irguió buscando la dignidad que le negaba el atuendo, sacó la polla del interior de unos holgados pantalones rojos y vocalizando lo mejor que pudo mientras combatía la resaca ,les gritó a los niños:

-¡Me la vais a chupar todos de uno en uno, cacho cabrones!
-¡Vosotros y la puta madre que os cagó!

Los niños se desternillaban de risa porque no entendían nada de lo que estaba sucediendo, pero él perdió el empleo.

[Versión para imprimir] [Enviar]

Publicado el miércoles, 7 de febrero de 2007, a las 22 horas y 06 minutos


Envía un comentario

Título
Comentario:
Nombre: Correo: URL:
Introduce el código de la imagen:
 
[1] hola. vaya pobre payaso, pero no me extraña se lo tiene bien merecido, es mas los padres tuvieron que indignarse muchisimo, seguro que todos les querian tirar cosas, lo que pasa que no lo hicieron por enseñar esa educacion a sus hijos que el payaso habia hechado a pique en cuestion de segundos, jajaja, de verdad es que Dora creo que nunca ha sabido elegir bien, porque ¿que pasa con el domador de leones? normalmente es mas apuesto, o con los trapecistas que tienen buen cuerpo, no se ¿pero con el payaso?sera por eso que dicen que las mujeres nos derretimos ante un chico que nos haga reir...estoy deseando leer la siguiente entrega de esta mujer, es apasionante, ademas quiero ver si la pasa algo bueno en la vida, que todavia guardo la esperanza de que la pasara algo nuevo, sorprendente que la haga ver todo de otra forma!!! mi tendencia positivista por encima de todo...jajaja, besitos
Comentado por lara | 07/2/2007 23:57 | laraalcantara.bitacoras.com
[2] Me. lees el pensamiento, Lara.
¿Domadores? ¿Trapecistas?
El circo da para tanto...
Comentado por toño | 08/2/2007 01:17
[3] Me siento muy identificado con el payaso: sin gracia y creyendo vivir dentro de un folletín. Incluso veo reflejado a algunos compañeros de oficina.
Lo de la picha no he llegado a hacerlo...aún.
Un saludo
Comentado por martin | 08/2/2007 12:31 | www.blogdecuadros.blogspot.com






Ilustración de Toño Benavides
L M X J V S D
1 2
3 4 5 6 7 8 9
10 11 12 13 14 15 16
17 18 19 20 21 22 23
24 25 26 27 28 29 30
  
  





Bitácoras de Bestiario.com:
Afectos Sonoros | Cómo vivir sin caviar | Diario de una tigresa
El mantenido | El ojo en la nuca | Fracasar no es fácil
La cuarta fotocopia | La guindilla | La trinchera cósmica
Letras enredadas | Luces de Babilonia| Mi vida como un chino



© Bestiario.com 2004
bestiario@bestiario.com

Un proyecto de TresTristesTigres