www.bestiario.com/luces/d.php?id=93

LAS MEJORES PELÍCULAS DE 2005 (3). Proseguimos nuestro repaso a las mejores películas del año pasado con el balance de cintas procedentes de todos los confines geográficos que de vez en cuando se deslizan por nuestra cartelera. En primer lugar, nos centraremos en la cosecha asiática, quizá menos feraz que el año anterior, pero que ha dejado varias películas interesantes, alguna obra maestra y buenas dosis de celuloide sobrevalorado. Ahí va mi propuesta particular:

1. Hierro 3 (Corea), de Kim Ki-Duk. Sin duda, una de las mejores películas del año, como dejó constancia el premio otorgado por la federación de críticos cinematográficos en San Sebastián. Con altas dosis de violencia, lirismo y fabulación, la ya penúltima cinta del prolífico Kim Ki-Duk es una desoladora metáfora sobre la incomunicación en nuestra sociedad.

2. Nadie sabe (Japón), de Hirozaku Kore-eda. La segunda obra maestra asiática del año provino del director japonés Kore-eda. El filme, una parábola basada en hechos reales sobre unos niños abandonados a su suerte en la gran ciudad, resulta siempre perturbador y en ocasiones trágico, aunque el director consigue dotar al itinerario de sus personajes de una rara belleza plástica.

3. Samaritan Girl (Corea), de Kim Ki-Duk. Ligeramente inferior a Hierro 3, otro Kim Ki-Duk fue esta extraña cinta sobre amistades, redenciones y prostitución. Acaso menos sugerente que la citada Hierro 3, sin embargo conserva intacta la poesía que el realizador confiere a sus imágenes.

4. Tropical Malady (Tailandia), de Apichaptong Weerasethakiul. Una rareza en toda regla, explosiva mezcla de leyenda tradicional tailandesa y relato homosexual con ribetes almodovarianos. Los cahieristas y los cinéfilos marcianos han empezado a adorar a este director de apellido impronunciable, forjado en la aridez del cine experimental.

5. (ex aequo) La casa de las dagas voladoras (China), de Zhang Yimou, y Carta de una mujer desconocida (China), de Xu Jinglei. Finalmente, dos películas chinas que se sitúan en los antípodas narrativos, pero que comparten un similar refinamiento visual. Mientras que La casa de las dagas voladoras es un filme épico perteneciente al género de artes marciales fantásticas, aunque bastante inferior a la deslumbrante Hero, Carta de una mujer desconocida es un relato intimista inspirado en una novela de Stefan Zweig y contado con un envidiable uso del sobreentendido y la elipsis.

Tampoco podemos omitir en este balance dos películas efectistas y salvajes, Old Boy (Corea), de Park Chan-Wook, e Ichi the Killer (Japón), de Takahasi Miike, que harán las delicias de los cinéfilos más curtidos en el arte de la tortura cinematográfica (entiéndase «tortura» en sentido literal, y a veces figurado).


Vótame



convocado por:
20minutos.es



[Versión para imprimir] [Enviar]

Publicado el miércoles, 11 de enero de 2006, a las 16 horas y 06 minutos








Ilustración de Toño Benavides
L M X J V S D
1 2
3 4 5 6 7 8 9
10 11 12 13 14 15 16
17 18 19 20 21 22 23
24 25 26 27 28 29 30
31
  
  





Bitácoras de Bestiario.com:
Afectos Sonoros | Cómo vivir sin caviar | Diario de una tigresa
El mantenido | El ojo en la nuca | Fracasar no es fácil
La cuarta fotocopia | La guindilla | La trinchera cósmica
Letras enredadas | Luces de Babilonia| Mi vida como un chino



© Bestiario.com 2004
bestiario@bestiario.com

Un proyecto de TresTristesTigres