www.bestiario.com/luces/d.php?id=91

LAS MEJORES PELÍCULAS DE 2005 (1). El comienzo de 2006, en que Luces de Babilonia sopla su primera vela de cumpleaños, coincide con los inevitables balances de las mejores y peores películas del año. De las segundas, fabricadas a menudo con celuloide en serie y fácilmente reciclable, este cronista ha preferido olvidarse. Seguimos así la norma moral que aconseja un piadoso silencio ante los fracasos, lo que acaso supone aún mayor condena que el exabrupto o la puñalada trapera con giro de muñeca. En cambio, no queremos arrinconar en el baúl de los recuerdos los buenos filmes estrenados a lo largo del año que acaba de extinguirse. Para desmentir el titular que preside esta página, no se trata de elegir las mejores películas del año, sino aquellas que han calado con mayor intensidad en la retina de este cronista. Por lo demás, que cada espectador haga su propio recuento: en la discrepancia está el gusto. Antes del inventario de las películas, un par de advertencias para navegantes. Quien suscribe es un asiduo visitante de las salas de cine, pero (por suerte o por desgracia) no se le permite morar en ellas. Sirva esta afirmación como descargo para señalar que uno no siempre consigue ver todas las películas que merecerían su atención y, quizá, un puesto destacado en el cuadro de honor. Así, a bote pronto, a este espectador se le ocurren varios estrenos que se le escaparon del desfile de la cartelera, aun cuando resultaban sumamente prometedores: American Splendor, de Shari Springer y Robert Pulcini; Gerry, de Gus Van Sant, o Tú, yo y todo lo demás, de Miranda July, serían, por tanto, algunos ejemplos de ausencias involuntarias. Por otra parte, como ya hicimos el año pasado, dividimos este repaso a las películas de 2006 en tres apartados: cine made in USA, cine europeo y cine de otras voces, otros ámbitos. Sin más dilación, ahí van los títulos que integran el primer bloque

1. Flores rotas, de Jim Jarmusch. Dos veteranos son los protagonistas de esta pequeña cinta para paladares exigentes: el realizador Jim Jarmusch y el actor Bill Murray. Este extraño híbrido entre road movie desencantada, comedia romántica francamente lánguida y parodia del donjuanismo supone todo un tratado sobre cómo incorporar elementos del cine de vanguardia dentro de la todopoderosa industria del cine. En pocas palabras: mejor que Lost in Translation.

2. La novia cadáver, de Tim Burton. La continuación espiritual de Pesadilla antes de Navidad es un festín para los sentidos: animación con marionetas según la técnica de stop-motion, un argumento macabro sacado del retorcido magín de Burton y unas canciones pegadizas que recuerdan que el mundo de los vivos a veces es más gris de lo que parece. Una advertencia: sólo recomendable para niños grandes o curados de espanto.

3. La guerra de los mundos, de Steven Spielberg. ¿Un blockbuster entre las mejores películas del año? Pues sí. Hace tiempo que el celuloide de Spielberg ha entrado en un territorio que lo aleja de sus cada vez más numerosos seguidores. Tras AI y Minority Report, La guerra de los mundos es el último eslabón de una muy peculiar manera de entender el cine de ciencia-ficción. Spielberg bebe tanto de los clásicos de la serie B como del género de catástrofes para acabar contando un singular relato intimista. Un destilado del «sueño americano» con más sombras que luces.

4. Entre copas, de Alexander Payne. Por una vez, la sorpresa independiente del año logró ser ambas cosas: sorprendente e independiente. Una road movie acerca de hombres maduros en crisis que combina la mala baba de Jóvenes prodigiosos y el humor marciano de Los Tenembaum sobre un trasfondo estético deliberadamente kitsch. Con todo, se trata de una comedia absolutamente personal y transferible.

5. Una historia de violencia, de David Cronenberg. A diferencia de lo que afirma la crítica gacetillera, para este cronista Una historia de violencia no recupera al mejor Cronenberg, que, en nuestra opinión, es el de El almuerzo desnudo y Crash. Sin embargo, las claves estilísticas del realizador —desde un depurado aspecto visual hasta cierta delectación morbosa por la sordidez— se dan cita en un filme que supone, en muchos aspectos, el reverso de aquella maravilla llamada Blue Velvet. Absténganse almas impresionables o propensas a la empatía con los personajes de ficción.

6. Charlie y la fábrica de chocolate, de Tim Burton. El segundo Burton de nuestro inventario encuentra en la literatura de Roald Dahl el pretexto perfecto para un despliegue imaginativo que oscila entre el homenaje y la parodia del género infantil. No se pierdan los fabulosos números musicales de los oompa-loompas, dignos de figurar en cualquier antología del último cine.

7. (ex aequo) Sin City, de Robert Rodríguez, y La tierra de los muertos vivientes, de George A. Romero. Más allá de su fascinación por los universos degradados y violentos, poco tienen en común ambos filmes. Mientras que Sin City es un descenso a los infiernos del lumpen que se inspira estéticamente en los tebeos del dibujante Frank Miller, La tierra de los muertos vivientes oculta bajo su revisitación del cine de zombies un nítido mensaje social. Dos películas duras que ocupan un archipiélago propio en la cartografía del celuloide posmoderno.

8. Million Dollar Baby, de Clint Eastwood. Como ya tuvo ocasión de expresar en su momento este cronista, el último Eastwood se le antojó en cierta medida decepcionante. Aunque la maestría, contención y clasicismo en la puesta en escena del filme son indiscutibles, uno no puede sino percibir las costuras entre dos guiones tan distintos que nunca llegan a fundirse. Sólo una realización a lo John Ford consigue redimir este cruce naturalista entre Rocky y Mar adentro.

8. Match Point, de Woody Allen. Aunque para casi toda la crítica es el mejor Allen de los últimos tiempos, a quien suscribe Match Point le parece un policíaco sólido pero un tanto desangelado, al que sólo animan algunos destellos de maestría en su tercio final. Es cierto que no se le puede exigir a Allen que siempre haga el mismo filme, pero este cronista agradecería que no sacrificase sus señas de identidad. Por suerte, uno tiene la certeza de que el neoyorquino, como siempre ha hecho, seguirá rodando lo que le venga en gana.

10. Star Wars III: La venganza de los sith, de Geoge Lucas. La última entrega de la última trilogía de La guerra de las galaxias ni siquiera rozó el cielo de la saga original, pero fue, con mucho, la mejor de la nueva serie. Entre los dilemas shakesperianos de los personajes y las prolijas escenas de batallas, una secuencia para el recuerdo: el asesinato de los maestros jedis, cuyo montaje paralelo recuerda a esas dos joyas de Scorsese que son Uno de los nuestros y Casino.

Como de costumbre, terminamos con un desordenado inventario de imágenes de otras películas que no podemos obviar en el repaso anual: las escenas de filmación aérea de El aviador, de Martin Scorsese; el viaje virtual por el Nautilus de Steve Zissou en Life Aquatic, de Wes Anderson; los trucos jamesbondianos de Batman Begins, de Christopher Nolan; las referencias a los cuentos tradicionales en El secreto de los hermanos Grimm, de Terry Gilliam; la bruja prerrafaelita de Las crónicas de Narnia, de Andrew Adamson; el diálogo entre Alfred Molina y Steve Coogan en Coffee and Cigarettes, de Jim Jarmusch, y los enfrentamientos encadenados entre los humanos, el gorila y la fauna y flora de la Isla de la Calavera en el King Kong de Peter Jackson.


Vótame



convocado por:
20minutos.es



[Versión para imprimir] [Enviar]

Publicado el miércoles, 4 de enero de 2006, a las 17 horas y 44 minutos


[1] Te dejas en el tintero una peli que me parece de lo mejorcito del 2005: La guía del autoestopista galáctico.
Comentado por marqués de ESADE | 06/1/2006 22:25
[2] Para el divino marqués. Pues sí. <i>La guía del autoestopista galáctico</i> habría que colocarla en el balance del debe, junto con <i>American Splendor</i> y otras tantas que se me escaparon de la cartelera.
Comentado por Betaville | 07/1/2006 12:26






Ilustración de Toño Benavides
L M X J V S D
1 2 3 4 5
6 7 8 9 10 11 12
13 14 15 16 17 18 19
20 21 22 23 24 25 26
27 28 29 30 31
  
  





Bitácoras de Bestiario.com:
Afectos Sonoros | Cómo vivir sin caviar | Diario de una tigresa
El mantenido | El ojo en la nuca | Fracasar no es fácil
La cuarta fotocopia | La guindilla | La trinchera cósmica
Letras enredadas | Luces de Babilonia| Mi vida como un chino



© Bestiario.com 2004
bestiario@bestiario.com

Un proyecto de TresTristesTigres