www.bestiario.com/luces/d.php?id=64

LA NOCHE DEL ESTROPICIO. La noche del hermano, opera prima de Santiago García de Leániz, ha despertado ciertas expectativas cimentadas en la anterior trayectoria profesional del director, cuyo nombre aparece ligado a proyectos como Te doy mis ojos, de Icíar Bollaín. Con semejantes antecedentes, y teniendo en cuenta el tema que aborda el filme, uno estaba preparado para disciplinarse durante hora y media con una crónica social teñida de negrura y desolación. Este cronista esperaba, en fin, que La noche del hermano siguiese las huellas de la última película de Saura, la interesante El séptimo día, que tenía algo de drama rural con trasfondo sociológico. Sin embargo, La noche del hermano logró desbaratar en pocos minutos todos los prejuicios de quien suscribe.

De hecho, la película de García de Leániz toma como pretexto una reciente noticia de sucesos —el famoso caso del joven de la katana— para fabricar un psychothriller que se aleja deliberadamente de la estética realista. Ahora bien, el cambio se revela francamente desastroso. Salvo por su arranque prometedor, La noche del hermano es un cúmulo de despropósitos donde nada funciona: ni su presunta tonalidad poética, ni el inverosímil triángulo amoroso que acaba por asfixiar la trama, ni la resolución tan determinista como chapucera, que incluye dos de las armas del crimen más ridículas que este espectador haya tenido ocasión de ver en la pantalla (sólo superadas por el mortífero bibelot de Infiel, de Adrian Lyne). Lo que más desespera, con todo, es que al final de la proyección uno no sepa qué ha querido rodar García de Leániz: ¿una fábula poética y siniestra?, ¿un thriller malsano al estilo de David Lynch?, ¿un relato de tesis galdosiano sobre la influencia de la herencia genética y del entorno ambiental en el carácter? En cualquier caso, La noche del hermano se queda a medio camino de todo. Prueba de la amalgama tonal de este filmíbrido —si se me permite el dudoso neologismo— son los papeles de Icíar Bollaín y de Luis Tosar, cuyos personajes parecen haberse escapado de otro rollo de celuloide.

Hasta la voluntarista interpretación de los actores queda lastrada por los roles que deben representar: Joan Dalmau relegado a un sucedáneo de abuelo Cebolleta, Pablo Rivero empeñado en resultar creíble como malo «maloso», y Jan Cornet que simplemente pasaba por allí. Al final, su mirada de estupefacción es lo único que comparte el espectador, perdido en la empanada de imágenes seudolíricas y en la retórica hueca de La noche del hermano.


Vótame



convocado por:
20minutos.es



[Versión para imprimir] [Enviar]

Publicado el sábado, 3 de septiembre de 2005, a las 13 horas y 46 minutos


Envía un comentario

Título
Comentario:
Nombre: Correo: URL:
Introduce el código de la imagen:
 






Ilustración de Toño Benavides
L M X J V S D
1 2
3 4 5 6 7 8 9
10 11 12 13 14 15 16
17 18 19 20 21 22 23
24 25 26 27 28 29 30
  
  





Bitácoras de Bestiario.com:
Afectos Sonoros | Cómo vivir sin caviar | Diario de una tigresa
El mantenido | El ojo en la nuca | Fracasar no es fácil
La cuarta fotocopia | La guindilla | La trinchera cósmica
Letras enredadas | Luces de Babilonia| Mi vida como un chino



© Bestiario.com 2004
bestiario@bestiario.com

Un proyecto de TresTristesTigres