www.bestiario.com/luces/d.php?id=163

WINTERBOTTOM MIENTE. Aquellos espectadores que deseen ver una adaptación fidedigna de un clásico literario no deberían acercarse a las salas donde se proyecta Tristram Shandy. Y no porque el nuevo filme de Winterbottom sea una mala película, sino —me atrevería a decir— por todo lo contrario.

Me explico: el director inglés no ha rodado una película de Tristram Shandy, ni siquiera sobre Tristram Shandy, sino en torno a Tristram Shandy. Se trata de un curioso experimento metagenérico cuyo precedente inmediato se hallaría tal vez en Looking for Richard, donde Al Pacino reflexionaba sobre la naturaleza humana y literaria del Ricardo III shakesperiano. Como aquel filme, el de Winterbottom combina las imágenes de una hipotética adaptación de la obra literaria —en este caso, la de Sterne— con lo que se cuece entre bambalinas. La diferencia reside en el punto de vista, pues Winterbottom se aleja de la tonalidad ensayística para confeccionar una originalísima comedia, con momentos desternillantes. Jugando la baza del cine dentro del cine, el realizador centra su atención en el personaje de Steve Coogan, en un papel muy similar al que le vimos interpretar en Café y cigarrillos, de Jarmusch. En el límite entre realidad y ficción, Winterbottom entronca aquí (y no sólo por la elección del protagonista) con la que tal vez sea su mejor película hasta la fecha: 24 Hours Party People.

A medio camino entre el falso documental y la pura creación, este filmíbrido muestra la versatilidad de quien parece moverse con semejante desenvoltura en el cine social (Wonderland), el político (Bienvenido a Sarajevo, Camino a Guantánamo), el western (El perdón), el de ciencia-ficción (Código 46), el musical (la citada 24 Hour Party People), el erótico (Nine songs) y hasta el de época (este Tristram Shandy). Los detractores de Winterbottom dirán que no ha inventado nada. Pero nadie reinventa como él.

[Versión para imprimir] [Enviar]

Publicado el miércoles, 28 de marzo de 2007, a las 15 horas y 14 minutos


[1] T. Shandy. Me has picado la curiosidad tanto que hasta pienso acercarme al cine a verla (segundo cine del año). ¿Cómo se puede adaptar Tristram Shandy al cine? Si has leído u hojeado el libro con detenimiento, verás digresiones que parten de digresiones que a su vez parten de una simple anécdota... Con que se acerque algo al espíritu del libro -uno de mis favoritos-, debe ser digna de ver.
Y enhorabuena por el premio, mohtruo. Si al final se me quedará corto lo que digo de ti cuando te presento ;-)
Comentado por Mitxo | 28/3/2007 16:20






Ilustración de Toño Benavides
L M X J V S D
1 2
3 4 5 6 7 8 9
10 11 12 13 14 15 16
17 18 19 20 21 22 23
24 25 26 27 28 29 30
31
  
  





Bitácoras de Bestiario.com:
Afectos Sonoros | Cómo vivir sin caviar | Diario de una tigresa
El mantenido | El ojo en la nuca | Fracasar no es fácil
La cuarta fotocopia | La guindilla | La trinchera cósmica
Letras enredadas | Luces de Babilonia| Mi vida como un chino



© Bestiario.com 2004
bestiario@bestiario.com

Un proyecto de TresTristesTigres