www.bestiario.com/luces/d.php?id=127

HOLLYWOOD EN SUS MANOS (5): BAZ LUHRMANN Y CHRISTOPHER NOLAN. A la hora del aperitivo, ahí va una doble ración de polémicos y heterodoxos.

LUHRMANN, Baz. El australiano podría proclamarse, como Rimbaud, el nuevo rey del «pastiche». Debutó con el musical El amor está en el aire y pronto fue requerido por las hordas hollywoodienses, para las que rodó una versión desmitificadora, juvenil y tirando a insufrible de Romeo y Julieta. Sin embargo, logró expiar la culpa de haber profanado la tumba de Shakespeare con su brillante y colorista Moulin Rouge. Paradigma del cine posmoderno, en el musical que abría el nuevo milenio Luhrmann sugería que los argumentos podían ser meros pretextos, que los personajes no tenían por qué mostrar encarnadura humana y que el único lema al que era necesario guardar fidelidad se sintetizaba en un simple Show must go on. Iconoclasta, kitsch y torrencial, su Moulin Rouge probaba que la acumulación de materiales de derribo podía alcanzar, por exceso, cierta dignidad artística. Maestro del cine influido por el cine, sus espectadores siempre lamentaremos que finalmente se viera truncado su proyecto de Alejandro Magno, que prometía ser más divertido y dinámico que el mamotreto de Oliver Stone. Los noctámbulos aseguran que en la galaxia de Hollywood hay un cabaret ilegal a nombre de Baz Luhrmann.

NOLAN, Christopher. Deslumbró con Memento, viaje a la semilla del thriller narrado en orden cronológico inverso. Menos tramposo que otros intentos de dinamitar la sintaxis del policíaco contemporáneo, como los Sospechosos habituales de Bryan Singer, su apuesta por el relato experimental permitió a los más optimistas albergar esperanzas sobre la revitalización del cine independiente norteamericano. Desde ese prisma, Insomnio supuso una cierta decepción. La segunda película del realizador era un trabajo de sobriedad espartana que buscaba su inspiración en las raíces del mal. Menos elaborada formalmente que su opera prima y con un desenlace previsible, Insomnio contagió al público del frío que transmitían sus imágenes. Volvió a desconcertar a los augures cinematográficos al encargarse de dar nuevas alas a uno de los pocos superhéroes humanos de un Olimpo de tebeo. Lejos de las tinieblas diseñadas por Burton, Batman begins era un thriller urbano que transcurría en una Ciudad Gotham más física y menos fantasmagórica que su precedente. Con referencias puntuales al género de artes marciales y al de espías (versión Bond), su Batman puso de relieve algo que ya intuíamos: el genio de Nolan no reside en los funambulismos del mestizaje genérico, sino en su habilidad para desmontar los tópicos del cine negro. Y en ese arte no hay nadie más siniestro que Nolan.

[Versión para imprimir] [Enviar]

Publicado el jueves, 25 de mayo de 2006, a las 13 horas y 26 minutos


[1] Acerca de Nolan. Cuando vi \'Btaman begins\' encontré una gótica hermosa. Sólo que habían escenas hacia la segunda parte de la película que me dieron la impresión de cierto desencajamiento ¿y me dirás si también lo notaste?

O es que fui injusta. Luego leí críticas que incluso se van contra el film.

Creo que veré otra vez la película.

Gran salute.
Comentado por Vir& | 29/5/2006 07:47 | http://puertoa.blogspot.com
[2] Nolan Revisited. Con "Batman begins" me pasó justo lo contrario. Cuando la vi por primera vez no me entusiasmó, tal como intenté reflejar en la crítica que hice en este blog, "Las alas del murciélago". Sin embargo, rebobinada en la moviola de la memoria -qué pereza lo de revisar películas-, creo que tenía muchos aspectos interesantes. A veces uno tiene que tomarse su distancia para no ceder a la tentación de la injusticia. Aunque sea sin pretenderlo.
Comentado por Betaville | 29/5/2006 13:55






Ilustración de Toño Benavides
L M X J V S D
1 2
3 4 5 6 7 8 9
10 11 12 13 14 15 16
17 18 19 20 21 22 23
24 25 26 27 28 29 30
31
  
  





Bitácoras de Bestiario.com:
Afectos Sonoros | Cómo vivir sin caviar | Diario de una tigresa
El mantenido | El ojo en la nuca | Fracasar no es fácil
La cuarta fotocopia | La guindilla | La trinchera cósmica
Letras enredadas | Luces de Babilonia| Mi vida como un chino



© Bestiario.com 2004
bestiario@bestiario.com

Un proyecto de TresTristesTigres