www.bestiario.com/luces/d.php?id=121

UN FILME DESCOSIDO. Uno conocía la profusa filmografía del israelí Amos Gitai por ser nombre habitual en los carteles de los festivales de relumbrón y en las páginas de los suplementos más cinéfilos de la cinefilia. Así, su estreno en las grandes pantallas españolas, Zona libre, se presentaba como una excelente ocasión que no podía perderse un adicto al séptimo arte.

Pero —siempre hay un pero, y en este caso más de uno— Zona libre no se aproxima al coto vedado de las grandes películas, ni siquiera a ese territorio más doméstico de las buenas películas. Lo que Gitai pretende desarrollar no carece de interés: una parábola cercana, casi intimista, del conflicto palestino-israleí. Tampoco hay nada que objetar al formato escogido, una road movie más o menos feminista cuyas imágenes remiten a la cámara objetiva de un Kiarostami. Sin embargo, al realizador le falla la encarnadura humana de sus criaturas. El principal problema del filme reside en el protagonismo otorgado al personaje de Natalie Portman, que actúa como un testigo o un observador externo de la acción, pero cuya peripecia resulta accesoria, al tiempo que distrae del auténtico núcleo argumental de Zona libre: el choque entre la mujer palestina y la israelí, esta última interpretada por una espléndida Hanna Laszlo, que obtuvo el premio a la mejor actriz en el pasado festival de Cannes. Tampoco el errático rumbo de la acción logra evitar ni la monotonía ni los excesos discursivos, que en ocasiones interfieren en la progresión del relato (véase el largo monólogo de «El Americano»). Y, para acabar de rizar el rizo, uno no acaba de ver qué función tienen todos esos flash backs sobreimpresionados en el presente, al margen de constituir un recurso estilístico apreciable y mostrar que Carmen Maura cada vez anda más internacional.

En síntesis, Gitai desaprovecha aquí una buena oportunidad de llegar a un público más numeroso que el de sus incondicionales. Su Zona libre habría necesitado una mayor trabazón interna y un mayor rigor en sus mecanismos dramáticos para confirmar entre nosotros el prestigio que tiene por otros lares. Habrá que conformarse, pues, con la resignación del optimista: otra vez será.

[Versión para imprimir] [Enviar]

Publicado el martes, 2 de mayo de 2006, a las 12 horas y 21 minutos


[1] Grande, grande.
Comentado por yo | 03/5/2006 21:26






Ilustración de Toño Benavides
L M X J V S D
1 2
3 4 5 6 7 8 9
10 11 12 13 14 15 16
17 18 19 20 21 22 23
24 25 26 27 28 29 30
31
  
  





Bitácoras de Bestiario.com:
Afectos Sonoros | Cómo vivir sin caviar | Diario de una tigresa
El mantenido | El ojo en la nuca | Fracasar no es fácil
La cuarta fotocopia | La guindilla | La trinchera cósmica
Letras enredadas | Luces de Babilonia| Mi vida como un chino



© Bestiario.com 2004
bestiario@bestiario.com

Un proyecto de TresTristesTigres