www.bestiario.com/luces/d.php?id=105

CABALGANDO HACIA LOS OSCARS (6). En la recta final hacia los «oscars» se acumulan los estrenos que aspiran a alzarse con alguna estatuilla de fuste en la próxima ceremonia. Dos ejemplos de ello son Buenas noches, y buena suerte, de George Clooney, y Capote, de Bennett Miller, que comparten su carácter híbrido entre la crónica histórica, el reportaje de investigación y el documental de aparente vocación objetivista. Sin embargo, los resultados de ambos filmes no son similares. A continuación el lector dispone de la crónica del filme de Clooney, y dentro de poco este cronista promete acometer el análisis de Capote.

Buenas noches, y buena suerte es la segunda tentativa de Clooney tras las cámaras, después de la interesante pero irregular Confesiones de una mente peligrosa. Ahora sin Charlie Kaufman como guionista, el Clooney director ha conseguido una película tan modesta como atractiva. Partiendo de un suceso verídico, la famosa «caza de brujas» del senador McCarthy, el filme relata en un sobrio blanco y negro la lucha del reportero y presentador Edward Murrow a favor de la libertad de opinión. A partir de esta premisa, la cinta se aplica a denunciar en apenas hora y media (bendita brevedad) un caso de corrupción política y puritanismo social que puede leerse en presente gracias a que la película nunca soslaya su condición de metáfora de la actualidad. Sin necesidad de subrayar el paralelismo entre los métodos de McCarthy y los de la administración Bush, como si de un Michael Moore cualquiera se tratase, Clooney sabe evitar los riesgos del exhibicionismo y de la demagogia. De este modo, Buenas noches, y buena suerte se beneficia de una sutileza en el trazo a la que no son ajenos los diversos formantes del filme, como la excelente fotografía de Robert Elswitt; la música de Diana Reeves, que sirve como coro de la peripecia personal de Murrow, o la magnífica interpretación de un contenido David Strathairn. Sin alzar demasiado la voz, Clooney ha rodado una auténtica rara avis en el panorama cinematográfico estadounidense, cuyo precedente inmediato habría que buscar acaso en el Quiz Show que dirigió Robert Redford (otro actor-director) hace ya una década. Así, a la película de Clooney se le disculpan un prólogo y un epílogo tal vez «prescindibles», la aridez discursiva de unos pocos fragmentos y el predecible destino de algunos personajes (el encarnado por Billy Bob Thornton). Con una notable parquedad de medios, quizá Clooney no ha rodado la mejor película del año, pero probablemente sí la más honesta.

[Versión para imprimir] [Enviar]

Publicado el lunes, 27 de febrero de 2006, a las 18 horas y 07 minutos








Ilustración de Toño Benavides
L M X J V S D
1 2
3 4 5 6 7 8 9
10 11 12 13 14 15 16
17 18 19 20 21 22 23
24 25 26 27 28 29 30
31
  
  





Bitácoras de Bestiario.com:
Afectos Sonoros | Cómo vivir sin caviar | Diario de una tigresa
El mantenido | El ojo en la nuca | Fracasar no es fácil
La cuarta fotocopia | La guindilla | La trinchera cósmica
Letras enredadas | Luces de Babilonia| Mi vida como un chino



© Bestiario.com 2004
bestiario@bestiario.com

Un proyecto de TresTristesTigres