www.bestiario.com/letras/d.php?id=183

EL SHOW DEL BBVA. Bilbao se viste de BBVA para celebrar la Junta General de accionistas del banco. Por las calles de Bilbao pululan encorbatados satisfechos, que proclaman a gritos con su pose que poseen al menos 500 acciones del banco (si tienes 499 no puedes asistir a la fiesta).

El BBVA ha contratado enterito el Palacio Euskalduna para el fin de semana. No son Los Luthiers, pero tampoco se libran de cierto humor negro. Dice hispanidad.com:

FG cobró, en 2005, la bonita cantidad de 4,1 millones de euros, engrosó su fondo de pensiones hasta los 43 millones de euros; se repartirá junto a Goirigolzarri, y José Maldonado (consejero delegado y secretario general, respectivamente) 122 millones de euros si a alguien se le ocurre comprar el BBVA y echarles, ahora prepara un proyecto de opciones sobre acciones del que se beneficiarán consejeros y directivos. Este es el trasfondo. Pero es que, además, la Ley del Mercado de Valores aclara que no es posible votar a favor de una resolución en la que eres juez y parte. Tres de los nueve puntos de la Junta están dedicados a retribuciones o pago en especie de las que se aprovecharán, entre otros, FG y todos los consejeros. Son lo consejeros, precisamente, los que controlan la Junta gracias a la delegación de voto de los accionistas, pero todos los juristas coinciden en que uno es juez y parte si se aprovechan los votos propios (escasísimos, dado que los consejeros apenas arriesgan dinero en el capital) como los delegados. Naturalmente, los salarios del BBVA figuran en el Informe sobre Buen Gobierno Corporativo, lo que recuerda aquella expresión de un viejo gestor: Pagar lo que se dice pagar, no pagamos ni al panadero, pero eso sí, las cuentas claras. En el BBVA, cobrar, lo que se dice cobrar, más que nadie, sin arriesgar capital, pero eso sí, las cuentas claras.

No hay palabras en el diccionario para nombrar el e-vento.

[Versión para imprimir] [Enviar]

Publicado el sábado, 18 de marzo de 2006, a las 12 horas y 25 minutos


[1] Alí Babauveá. Mi padre empezó de botones en el Banco Vizcaya con 14 años. Ha trabajado en esa casa 39 años, hasta que se prejubiló -felizmente para su salud- con 53. Cuando era gerente en cierta oficina, le tocó lidiar con dos atracos (perpetrados por el mismo yonqui que acabó palmando de sobredosis unos años después). Le tocó ir a las ruedas de reconocimiento, señalar con el dedo a ese tipo que enseguida salía otra vez a la calle, declarar en los juicios. Pidió al abogado del banco que le ayudara en esos juicios: "No puedo ir, porque es un caso tuyo personal, no afecta al banco".

Y cuántas alucinantes batallitas sobre cómo funcionan las tripas del gigante, qué jugadas con empresas y clientes, madre mía. Por suerte, ahora mi padre se escapa bastantes semanas al año a un apartamentito con jardín en Tarragona, cuida un olivo, un naranjo, muchos cactus, cuenta esas batallitas y siempre las remata con su certeza de cuarenta años: no hay mayor ladrón que un banco.

Y no sé qué voy a decir yo, si a mí me han pagado todos los gastos de hijo con ese dinero de Alí Babauveá. Bueno, y con el dinero de los bacalaos que pescan los barcos de la empresa de mi madre. Así que me he hecho un hombrecito gracias a los pescadores de bacalao y a los pescadores de clientes hipotecados.
Comentado por Agusto Padelante | 18/3/2006 13:27
[2] BBVAhrgggg. Yo sé de un jubilado del BBVAhrggg que ha preferido ir a la Caixa a pedir un préstamo, le ofrecen mejores condiciones en "la calle" que en "su casa".
Oído en una junta de directivos locales: "Aquí ahora no queremos banqueros, ni contables ni expertos en nada, queremos venderores del corte inglés". Y otra: "Hay que salir a captar clientes, sí, pero una vez que se tienen es para exprimirlos, no para hacerse amigos" (sic).
Comentado por Oz no tiene hucha | 18/3/2006 19:14 | http://oz.izarbe.com/suicidiario






Ilustración de Toño Benavides
L M X J V S D
1 2 3 4 5
6 7 8 9 10 11 12
13 14 15 16 17 18 19
20 21 22 23 24 25 26
27 28
  
  





Bitácoras de Bestiario.com:
Afectos Sonoros | Cómo vivir sin caviar | Diario de una tigresa
El mantenido | El ojo en la nuca | Fracasar no es fácil
La cuarta fotocopia | La guindilla | La trinchera cósmica
Letras enredadas | Luces de Babilonia| Mi vida como un chino



© Bestiario.com 2004
bestiario@bestiario.com

Un proyecto de TresTristesTigres