www.bestiario.com/fotocopia/d.php?id=114

KOJAK. Lo comprabas, y salías del kiosco corriendo. Sonreías como sólo un niño es capaz de sonreir por un sencillo caramelo. Pero para tí no era sencillo; para tí era algo más. Era no tener que decidir, era poder tenerlo todo. Era caramelo, pero también chicle.

Te peleabas con el envoltorio, y antes de saborearlo lo mirabas. Te gustaba ponerlo entre la luz y tú. El caramelo se hacía traslúcido, y veías.

Veías las pompitas perdidas en el cristal, veías las resquebrajaduras, el caramelo cuarteado, las fisuras. Y allá lejos, la bola de chicle.

Veías un universo completo.

Veías el futuro, tu próximo cuarto de hora.

Veías el sabor y el placer. Lo veías todo.


Y la sonrisa seguía ahí.









* Escrito para Crystalzoo, como parte del ,Concurso para el Centro cultural La Yesera, San Vicent del Raspeig, Alicante.

[Versión para imprimir] [Enviar]

Publicado el martes, 26 de diciembre de 2006, a las 11 horas y 00 minutos








Ilustración de Toño Benavides
L M X J V S D
1 2
3 4 5 6 7 8 9
10 11 12 13 14 15 16
17 18 19 20 21 22 23
24 25 26 27 28 29 30
  
  





Bitácoras de Bestiario.com:
Afectos Sonoros | Cómo vivir sin caviar | Diario de una tigresa
El mantenido | El ojo en la nuca | Fracasar no es fácil
La cuarta fotocopia | La guindilla | La trinchera cósmica
Letras enredadas | Luces de Babilonia| Mi vida como un chino



© Bestiario.com 2004
bestiario@bestiario.com

Un proyecto de TresTristesTigres