www.bestiario.com/eddivansi/d.php?id=53

¿A QUIÉN LE AMARGA UN DULCE?. Estaba preparando un café la otra mañana, a lo mío, bajo ese ruido de frenos de tren que hacen las cafeteras de los bares, cuando oí un “Buenos días” que me sonó diferente, un acento distinto que no encajaba en el de los clientes habituales del bar.

Me di la vuelta y la vi.

Bueno, sólo vi una sonrisa de anuncio y unos ojos que me miraban con tanta picardía que yo tuve que bajar los míos. “Joder, ¿quién coño será esta tía tan echá p´alante?” pensé en los segundos que duró mi azoro.

Luego la miré de nuevo, saqué del bolsillo mi mejor sonrisa, esa que guardo para las conquistas, recorrí su altura, su boca, sus pechos, le devolví el saludo, qué menos, y a continuación ella, con una verborrea increíble, me soltó una parrafada sobre no sé qué putos chicles.

Era como una explosión rubia, la carne y el deseo hecho mujer.

No es que fuera sexy...: Ella era sexo. Todo el sexo. Treinta y tantos años de sexo y una boca que debió dibujar dios en un momento de lujuria. Nada que ver siquiera con María, ni con ninguna top model al uso, distinta a todos los pesados que entran a vender chorradas a mi bar.

-¿Chicles? –le dije.

Pero si aquí no se venden, pero si los regalo, pero si ya tuve, pero si no quiero. Pero que daba igual lo que pusiera como excusa. Ella me las rebatía todas, y me hizo ver con claridad que mi negocio sin sus jodidos chicles no llegaría muy lejos.

Los compré, claro, qué remedio, y si me hubiera vendido una parcela en la luna habría empeñado hasta la camisa.

Me dijo que salía un momento al coche a por un expositor que me iba a quedar de puta madre justo ahí, al lado de la máquina registradora. La cabrona contoneaba su gran culo camino de la puerta sabiendo lo que se hacía, y fue Susana la Bohemia quien leyó mis pensamientos y me dijo:

-Ésa es mucha mujer para ti, Eddi Vansi. Mucha mujer.

- Ya le digo...

-Con ésa no pueden ni dos como tú, te lo digo yo, Eddi Vansi, que he visto de todo en esta vida. Ésa necesita un HOMBRE con mayúsculas.

-Haré lo que pueda, Susana...

La Bohemia hizo un gesto como de resignación, luego otro de incredulidad, apuró su orujo, pidió otro, yo eché hielos en mi copa, y los dos nos quedamos en silencio como tontos esperando a que volviera.

Volvió a los diez minutos, hablando por el móvil, y con un expositor de chicles en la otra mano.

Lo dejó encima de la barra.

Obediente, lo coloqué donde me dijo.

Me sonrió.

Le sonreí.

Me quedé absorto mirando su escote de vértigo, el principio de sus pechos y de la perdición de cualquier hombre.

Terminó de hablar por teléfono y me dijo:

-¿Ves qué bien te quedan con su expositor?

-Desde luego...- afirmé como si realmente mi importara.

-Bueno, pues, ahora, después de todo este rollo, me podías invitar a un café, que con lo duro que has sido conmigo, yo creo que me lo he ganado.

-No sabes tú nada...

Sabía todo. Aquella mujer sabía todo lo que una mujer debe saber para hechizar a un hombre. Tenía que vender chicles a espuertas, la cabrona.

La invité al café; intenté que le quedara con esa espuma que les gusta tanto a las mujeres, pero no lo conseguí. La verdad es que nunca lo consigo, pero esta vez sí que me hubiera gustado sólo por sorprenderla. Ella, de vuelta casi de todo, pareció intuir mi esmero…

-Está riquísimo el café, de veras –me dijo-. Si los haces siempre así, me has ganado para todas las tardes de mi vida...

Joder, qué suerte tengo, me dije. Luego me quejo, pero ya la quisieran para sí muchos ganadores de mierda. Lo peor de todo es que se me quedó una sonrisa idiota digna de un principiante. Y que no sabía qué decirle.

No sé qué cojones me había hecho esta mujer, que aliño me había embrujado, ni por qué perdía el tiempo con un cuarentón en horas bajas. Sólo quería que no se fuera nunca. Nunca.

Entonces le dije, a bote pronto:

-Oye, ¿y qué hace una mujer como tú en un sitio como éste?

Y en el mismo segundo pensé: “Mierda; ¿pero cómo se me ocurre decir una frase tan llena de fracaso?” Pero ella me sorprendió con una carcajada ruidosa que le salió de dentro y que, lejos de hacerme sentir ridículo, me llevó de su boca al puto cielo, como si esa risa fuera sólo para mí y yo el hombre más afortunado del mundo.

Cuando por fin pudo hablar, me dijo, sensual y muy seria:

-Te buscaba a ti, que te pareces al diablo.

-No me jodas.

Yo creo que se me cortó la respiración en ese instante, y que de verdad se paró el mundo, y que sonaron violines en el puto infierno, y que se murieron de envidia los guapos y los malos.

-¿Qué años tienes, niña? –terció la Bohemia, metiéndose donde no le importa como de costumbre.

-Señora, con todos mis respetos... –dijo ella- acabo de encontrar a mi diablo... Permítame que le cuente mis intimidades otro día...

Y siguió diciéndome toda convencida que le parecía un demonio, que sólo me faltaba el tridente, y yo flipaba porque nadie, nunca, me había hablado así, con esa fuerza, con esa boca que no paraba de humedecerse y que me estaba poniendo tan cachondo.

Le pregunté su nombre:

-Yolanda. ¿Y tú?

-Eddi Vansi...

-Vaya nombre más raro, ¿no? –me dijo, poniéndose de pie y estrechándome la mano- pero me gusta, diablo... Me gusta...

-¿Ya te vas?

-Me pasaré en unas semanas, sí, a ver qué tal te ha ido...

-Oye, ¿y si me quedo sin chicles?

-Los compras en el Macro.

-Joder, ¿no tienes una tarjeta?

-Si te doy una tarjeta te vas a volver loco. Déjame a mí, Eddi Vansi... Una tarde de estas igual vengo a tomar un café de esos tan estupendos, ¿vale?

-Como quieras...-dije ya acorralado.

-Hasta otro día, señora –le dijo a La Bohemia- Y perdóneme por lo de antes...

-No hay nada que perdonar, guapa, me caes bien. Y ten piedad de este hombre, que tiene el corazón muy tierno...

Las dos soltaron sendas carcajadas, y entonces yo sí me sentí ridículo, fuera de su contexto de complicidades femeninas. ¿Qué coño se habían creído estas dos mujeres?

-Bueno... Venga... Va...

-No te enfades –y me hizo como un mohín-. Seguro que eres más fuerte que lo que dice esta señora....

Y se fue, hostia; se fue moviendo su culo y su perfume y yo me quedé con tres palmos de narices mirando la puerta vacía.

-Es mucha mujer, de veras, Eddi Vansi... No lo pienses.

-Cállese, joder, Susana…

-Bueno, me callo... Pero ponme un orujo, anda.

Me quedé mirándola todo lo serio que pude.

-Chicles, joder, Susana, qué coño orujo... A partir de ahora en este puto bar sólo se van a consumir chicles.

Y le puse su orujo y nos echamos unas risas, y desde entonces no puedo olvidar a esa mujer, con sus jodidas mayúsculas.

[Versión para imprimir] [Enviar]

Publicado el domingo, 19 de noviembre de 2006, a las 15 horas y 41 minutos


Envía un comentario

Título
Comentario:
Nombre: Correo: URL:
Introduce el código de la imagen:
 
[1] Dios.... y que placer el caer en los sortilegios de una mujer siete tallas más grande que un fracaso mediocre de tercera... que rule una de chicles pues!
Comentado por Avalon | 19/11/2006 18:17 | http://www.extincion.org/avalon/
[2] YOLANDA , YOLANDA ......ETERNAMENTE, YOLANDA. EDDI, UN CONSEJO : los hombres se enamoran de las rubias , pero se casan con las morenas. cuida con ella que seguro que te parte el corazon..... ademas de la vida
Comentado por PETER PAN | 19/11/2006 18:54
[3] Bueno, pues sin morirte, creo qeu ya has pisado el infierno, y que te gusta a que sabe. Además, si te ha sacado los colores es que todavía puedes dar mucha guerra y sigues teniendo a un niño cachondo viviendo en ti. Así que yo me sentiríra bien orgulloso, que creo que quedaste de tiernazo total, y que la tipa se dió cuenta de que había embaucado a uno mas. Joder, Vansi, menudas sorpresas que nos das, que te veo comiendo chicles hasta con la sopa. Ale, otra mas que te quita el sueño, otro sueño que roncar al estilo Cleo.
bss, te echaba de menos, diablo de la calle¡
Comentado por malefica | 19/11/2006 22:35
[4] POR QUE TU LO VALES.. si una mujer te llama diablo , estas perdido eddi, completamente perdido en sus redes.
yo, como femina que soy es precisamente lo que creo que busco y si todas las mujeres de este planeta fueran sinceras dirian lo mismo que yo.
estoy harta de angelitos que te prometen el mundo a tus pies, y si te descuidas te quitan hasta la alfombra por la que pisas.
mi lema de toda la vida .... PON UN DIABLO EN TU VIDA .asi que , POR FAVOR HAZME UN GUIÑO y me pongo a buscarte por todo madrid .
igual no sabes apreciar el piropazo que te ha echado esa tia.... yo si.
Comentado por JEZABEL | 20/11/2006 14:34
[5] Si se trata de masticar.... Comer chicles no es mal ejercicio.
Las mujeres buenas van al cielo, las malas a todas partes..y esta ha llegado a tu bar a darte vida, a dejarte soñar y huir de las rutinas...
Lo unico que siento es que no sepamos mas de la niña Maria.
Comentado por El Puñalón | 20/11/2006 19:38
[6] Qué bueno. que volviste, Eddi Vansi...
Un placer saber que sigues vivo.
Comentado por MalditosTacones | 20/11/2006 20:36 | www.lapuntadeltacon.blogspot.com
[7] Eddi Vansi. Eres un escritor cojonudo. Enhorabuena.
Comentado por lavecinadelquinto | 21/11/2006 16:14 | www.elvalium.blogspot.com
[8] El puto diablo. El puto diablo. Ella es el puto diablo. Se ha puesto su mejor disfraz y ha venido a provocarte. A lo mejor dentro de los envoltorios de los chicles hay una propuesta para comprarte el alma. Ándate con cuidado por si acaso.
Comentado por Dr. Strangelove | 22/11/2006 07:29 | http://elgabinete.blogspot.com
[9] Envide, coño. Creo que ahora debe convencer a maría para que conozca a yolanda, y a las dos para que masquen chicles con usted. Porque medias de sotas y un pito de mano, siempre fueron buena baza.
Comentado por el irlandes | 22/11/2006 11:11 | www.solomenosmola.blogspot.com
[10] Jajajajaja. Jajajajaja que insignificante somos los hombres en esos momentos (me rio de mi mismo y te imagino con los ojitos de "cordero degollado"). Las mujeres son demasiado grandes para este mundo. Demasiado grandes.
Comentado por filaxia | 22/11/2006 12:37 | http://laspartesdeuntodo.wordpress.com/
[11] MUJERIEGO. espero EDDI que esa rubia que te ha vendido los chicles , te compre por fin el corazon. por que creo que ya es hora de que te centres en una mujer de verdad.
no se puede vivir con el recuerdo de una pelirroja que encima vive lejos de ti , y que se follo tambien tu amigo.
ni con una mujer que te pone los cuernos con un amante fijo ( si cambiara de hombre no seria tan importante )
ni poner tus esperanzas en una niñata pueblerina , por que al final acabarias arruinandole el corazon.
llama a esa tia , enganchate a su cuerpo ....Y NOS CUENTAS
Comentado por MEDINA | 24/11/2006 15:15
[12] Si he de sufrir, que sea con mujeres como eSa, que al cabo que tanto es tantito...
Comentado por Xoxocot | 27/11/2006 17:37
[13] VANSI, QUÉ PASÓ?. Joder, esto parece una puta telenovela por entregas, lo mejor es que luego te pones a parir un texto nuevo sin nexo alguno al anterior, y nos dejas con las ganas de saber qué coño pasó. No creo que te la hayas tirado, porque se plasmaría en este centro de virtuales majos, pero podías adelantar algo, o colgarte otro texto digno de ti...
Bueno, vale, que es cuando te salga de los cojones, o cuando te llegue la musa esa que con la ginebra, ni la ves.
Cuídate, y escríbete algo, mamón, o no sabes que la droga provoca mono, deberías acordarte de tus lectores a los que chutas con tu literatura de calle.
bss, malefica
Comentado por malefica | 30/11/2006 22:37
[14] Es mas sencillo de lo que parece.. Pienso que a estas mujeres al final lo que les pone es un hombre con minúsculas aparentes, de esos que no hacen ruido y de pronto las sorprenden. No busca un diablo,solo a alguien tan detallista como para fijarse en unos simples chicles y terminar escribiendo lo que acabo de leer. Si ella lo supiera, le aseguro, tendría mucho camino hecho. Invítela a leerle y no solo a café.
Comentado por Clipper | 01/12/2006 00:56
[15] A algunas mujeres no se las conoce, se las contrae, como una puta enfermedad...
Comentado por tribeca | 05/12/2006 22:08 | www.blogs.ya.com/tribeca
[16] Chicles, chicles..... ¿Qué quieres que te diga? De casualidad por aquí, pero he de decirte que ya tienes al demonio dentro de tí, despierta el tuyo y recuerda, después del pedacito de pastel, no toda la tarta; poco a poco amigo; hay que masticar chicles y acordarse de ella para saborearlo mejor. Cuidado que las ocasiones las pintan calvas, y son ellas las que escogen. Apuesta fuerte, pero sólo si estás seguro y... ¡que se acaben los chicles pronto para que vuelva antes!
Tienes madera para escribir porque te sale de dentro.....
Yo quiero un infierno como ése.......
Comentado por Sweetdeath | 08/12/2006 20:55 | http://blogs.ya.com/velasrotas
[17] Solamente. quería decirte que acabo de acordarme de ti... Después de este magnífico acueducto (porque esto se ha excedido de puente), acabo de llegar a mi casa cerquita de Barcelona de haber estado por tierras granadinas, de allá donde alguna vivencia nos has narrado.
Comentado por Alberto | 10/12/2006 20:13 | www.fotolog.com/virolla
[18] Todo está por venir.
Comentado por Jules Uijttewaal | 13/12/2006 20:39 | http://poresoescribosinacentos.blogia.com
[19] Por favor, Por favorcito.... Sr. Eddi Vansi, no quisiera escribirnos algún otro texto antes de Navidad, aunque sea corto, Ud. verá es que hace tiempo que no escribe y en mi caso pues se lo solicito desde el otro lado del atlántico.
Comentado por Xoxoconte (ó Xoxocot) | 14/12/2006 18:20
[20] La Bestia ha muerto.. Falleció a las 16:30 Hrs Aprox. Pero resulta que no era humano, era una bestia ciega y colosal. Albergaba el deseo de cambiar su naturaleza en el roce con esta y otras sociedades, Conocía el extraño arte del ocultamiento para evitar las exposiciones complicadas. Su victimario, una pequeña niña generalmente miedosa, pero que con el suave toque de su dedo justo en el punto débil de su voluminosa estructura lo había matado. De hecho no vio a la bestia, le basto con mirar lo mínimo indispensable e incluso de cierta manera fué guiada por la bestia, aprovechándose de su ingenuidad. Dio el certero golpe, como una pequeña incisión quirúrgica. Fue Demoledor, en ese instante el Xoxoconte cayó muerto, fulminado.

Pasará algún tiempo antes de renacer, de reencarnar en otra identidad, pero aunque algo habrá muerto, algo habrá aprendido: Jamás se debe confiar en nadie mas que en uno mismo y menos cuando de lo que se trata es de la bestia que vive dentro.

Diario de un hombre transparente (Fragmento)
Comentado por Rafa | 15/12/2006 19:54
[21] PORFIS.... TE SIGO DESDE ARGENTINA, Y AMO TU FORMA DE NARRAR TU VIDA, POR MAS FRACASADA Q SEA, O Q TU LA CONSIDERES...
PORFIS, UN TEXTO ANTES DE NAVIDAD, SERIA UN BUEN REGALO PARA ALGUIEN Q ABRE TODOS LOS DIAS BESTIARIO ESPERANDO POR VOS...
REZO PARA Q TUS MUSAS TE INSPIREN PRONTO
Comentado por LUZ... | 16/12/2006 03:11
[22] A ver si te dignas a escribir. Eddi Vansi ha pasado casi un mes. Si te pagan por publicar en este blog ¿por qué no te tomas la molestia de actualizarlo más seguido?.... Al igual que la argentinita, me paseo por este lugar de cuando en cuando y siempre lo mismo. El mismo post que leí por primera vez hace unas semanas y que he repasado juiciosamente cada vez que entro con ganas voraces de tus palabras.

Así que a escribir, hombre... ¡ESCRIBE!, que eso es lo que mejor sabes hacer.
Comentado por Alejandra | 16/12/2006 15:36 | www.lacoctelera.com/espiralsinfin
[23] Niazagra Online Erfahrungsbericht Viagra 100 <a href=http://buyciali.com>cialis for sale</a> Buy Azithromycin Or Ceftriaxone Now Mail order isotretinoin mastercard
Comentado por http://buyciali.com | 08/6/2018 04:32 | http://cialicheap.com






Ilustración de Toño Benavides
L M X J V S D
1 2 3 4 5 6 7
8 9 10 11 12 13 14
15 16 17 18 19 20 21
22 23 24 25 26 27 28
29 30 31
  
  





Bitácoras de Bestiario.com:
Afectos Sonoros | Cómo vivir sin caviar | Diario de una tigresa
El mantenido | El ojo en la nuca | Fracasar no es fácil
La cuarta fotocopia | La guindilla | La trinchera cósmica
Letras enredadas | Luces de Babilonia| Mi vida como un chino



© Bestiario.com 2004
bestiario@bestiario.com

Un proyecto de TresTristesTigres